Un paseo por el Banco de España

A punto de comenzar la Semana de la Arquitectura del COAM, te contamos los 5 secretos mejor guardados del Banco de España, uno de los edificios más representativos de la historia moderna de Madrid.

 

1. El edificio de la calle Álcalá no fue la sede original del Banco

Cuenta la historia que, antes de llegar a la calle Alcalá, el Banco de España ocupó la casa del conde de Sástago en la calle de la Luna (llamado también palacio del Monistrol).  Más tarde el deseo de contar con un edificio más céntrico hizo que se trasladara a la calle Montera. Después, pasó a ocupar el noble edificio de los Cinco Gremios Mayores de Madrid considerado como una de las mejores casas del siglo XVIII, que abandonó en unos años debido a la diversificación de sus necesidades.

interior edificio Banco de España
Imagen El País

2. El solar del edificio actual valió un poco más de 3 millones de pesetas

El edificio elegido como sede definitiva era propiedad del Marqués de Alcañices, que accedió a venderlo por ese precio bajo la condición de retirar parte de su mobiliario interior (tapices, telas, pinturas, etc.).  Posteriormente, el palacio de Alcañices fue objeto de demolición para construir el espacio actual que ocupa el Banco.

3. El Banco de España ha sido objeto de tres remodelaciones

El proyecto inicial fue obra de los arquitectos Eduardo Adaro y Severiano Sainz de la Lastra. Se cree que éste se replanteó a la vez que se colocaba la primera piedra ya que el aspecto final del edificio tenía poco que ver con el diseño original. El rey Alfonso XII dio el pistoletazo de salida de la obra el 4 de julio de 1884 y la misma se terminó en 1891.

Treinta años después el arquitecto José Yamoz Larrasa realizó la primera ampliación. Entre las novedades destacaron el amplio patio de operaciones con una superficie de 900 m² y una altura de 27 metros. El espacio quedaba iluminado por una vidriera suspendida en lo alto, muestra del movimiento Art Deco. Otro de los aspectos más llamativos fue la construcción de una cámara acorazada de 2.500 m² cuyo blindaje fue construido en Nueva York.

La segunda ampliación se realizó siguiendo el mismo proyecto de Yamoz Larrasa y tuvo lugar entre 1969 y 1975. Una vez completada, se consiguió ampliar el espacio del Banco por el lado de la calle de los Madraza y Marqués de Cubas.

El tercera y más reciente remodelación del edificio del Banco de España se llevó a cabo por Rafael Moneo en 2006. Su proyecto fue calificado de “respetuoso con el pasado” ya que siguió el guion de intervenciones que habían trazado Adaro y Sainz de la Lastra y de Yamoz.  El aspecto más notorio fue el nuevo chaflán del edificio por la parte de la calle Alcalá.

interior edificio banco de españa
Imagen FACUA

4. ¿Qué es lo que tienes que ver en su interior?

No dejes de visitar la escalera con mármol de Carrara, la biblioteca o el Salón de los Goyas. Allí se encuentra la colección de retratos que el artista hizo sobre diversos directivos relacionados con el Banco de San Carlos. Otro elemento singular es la cámara acorazada. Ésta está provista de varias puertas hechas de acero inoxidable, la primera de las cuales pesa alrededor de dieciséis toneladas. Una curiosidad es que nunca se abre una puerta sin que la anterior se haya cerrado previamente. En caso de emergencia, se pone en marcha un mecanismo que inunda la cámara de agua.

Además, en varios lugares del edificio se puede ver una representación del dios romano Mercurio (el dios del comercio).

5. El reloj de la fachada fue contruido en Inglaterra

El bonito reloj de la fachada fue puesto en marcha en 1891 tras recibirlo desde Inglaterra. Sus medidas son 3, 95 m. de alto y 177, 74 kg. de peso y su cuerda del reloj dura ocho días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*