Cinco claves a tener en cuenta para no fallar en la búsqueda de oficinas para tu empresa

Tanto para pequeñas empresas de rápido crecimiento como para multinacionales consolidadas el factor humano ha desplazado al coste como aspecto principal a la hora de buscar una nueva sede corporativa

Es un hecho que hoy en día las empresas de diferentes sectores se enfrentan a un limitado “fondo” de talento humano, lo que les está obligando a cambiar su estrategia inmobiliaria y centrarse más en las personas que en la cuenta de resultados.

“Tradicionalmente los costes inmobiliarios han sido el eje principal en las decisiones acerca de la ubicación de la sede, con una preocupación mucho menor sobre cómo afectaría una mudanza al talento”, afirma Scott Homa, Senior Vice President y Director del departamento de Research de JLL en Estados Unidos. “Pero cada vez más observamos la situación contraria: el factor laboral se impone en la toma de decisiones inmobiliarias y los empleadores están evaluando posibles ubicaciones de sedes en función de su capacidad para influir en la contratación y retención del talento”.

Cinco aspectos que hay que tener en cuenta para elegir la ubicación de la sede

Si bien cada compañía tiene unas características diferentes, existen una serie de factores comunes reúnen las compañías que actualmente están considerando realizar una mudanza.

  1. Acceso al talento: La proximidad al talento cualificado es la principal razón para la mayoría de las mudanzas de sede hoy en día, según Homa. A menudo esto significa ubicarse en entornos urbanos que cuentan con una fuerza de trabajo joven, altamente cualificada y conocedora de la tecnología. En Chicago, por ejemplo, el cambio generacional en las plantillas ha motivado más de 30 reubicaciones de oficinas hacia el centro de la ciudad, donde los empleados millennials disfrutan de un estilo de vida de “trabajar, vivir y divertirse”.
  2. Proximidad a clientes y a líderes de opinión: A la hora de elegir un emplazamiento, hay que tener en cuenta los numerosos beneficios de contar con una ubicación al lado de donde están los clientes y los expertos del sector. La elección de sitio, además, funciona como gancho para otras empresas relacionadas, incluidas compañías de tecnología y proveedores de servicios y contribuye a reforzar de forma positiva la imagen de marca de la compañía.
  3. Situación estratégica a nivel de movilidad local y global: A medida que una buena localización estratégica se vuelve más importante para las empresas, las ciudades con una sólida infraestructura de transportes registran una demanda de espacios de trabajo cada vez mayor. Tal es el caso de Hamburgo, que está implementando un ambicioso plan de movilidad urbana, vehículos ecológico y tecnologías de transporte alternativas. Todo ello, unido a su mercado de oficinas, muy fuerte a nivel europeo y que registra elevadas cifras de inversión, tiene un impacto muy positivo a nivel inmobiliario. Así lo ha señalado también el CEO de JLL en España, Enrique Losantos, que acaba de elegir la ciudad alemana como el emplazamiento con más proyección en 2018.
  4. Incentivos locales o deducciones fiscales: En Estados Unidos, las administraciones estatales y locales cada vez más aspiran a impulsar el acuerdo para posibles reubicaciones de sedes. Austin, Texas, por ejemplo, ha inspirado algo parecido a un éxodo masivo desde Silicon Valley. Dos docenas de empresas tecnológicas del Área de la Bahía han cambiado a Silicon Valley y sus altos costes de vida en las Silicon Hills, “donde los residentes no pagan impuestos sobre la renta y las empresas disfrutan de atractivas ventajas a nivel fiscal”. En Europa, la fuerte inversión local en infraestructuras que está recibiendo París a raíz del proyecto Grand París o los próximos Juegos Olímpicos del verano posiblemente favorecerá que la ciudad mantenga su posición como una de las 7 ciudades más atractivas para invertir en inmobiliario, según el informe global de JLL World Cities: Mapping Pathways for Success.
  5. Experiencia del empleado: Otro de los factores que influye en la toma de decisiones respecto a la elección de una sede es la propia experiencia del empleado. Se priorizan aquellos lugares que transmiten la sensación de “sentirse como en casa” y ofrecen una variada oferta sociocultural y gastronómica, que permite a los trabajadores relajarse juntos después de la jornada laboral. Una empresa puede elegir un barrio sobre otro en función del lugar donde los empleados prefieren pasar tiempo fuera de la oficina, cosechando feedback positivo por su parte al reducir el tiempo de sus desplazamientos fuera de la zona de trabajo.

Mirando hacia el futuro de las reubicaciones

El big data y el análisis están facilitando a los líderes de las empresas a identificar los pros y los contras de cualquier ubicación y garantizar que su nueva sede cumpla con sus requisitos específicos a nivel de empleados y situación geográfica.  “Las empresas están cambiando su enfoque tradicional respecto a las decisiones de ubicación de la sede”, concluye Scott Homa. “Dado que el gasto inmobiliario suele ser uno de los más grandes para una empresa, y que las reubicaciones pueden influir positivamente en la gestión del talento, las ventas y la exposición a los impuestos, es fundamental tomar las decisiones correctas”. Sin duda, el alto volumen de datos y el amplio abanico de herramientas tecnológicas disponibles ayudarán a que el tiempo y el dinero que dediquen las empresas a elegir la ubicación de su sede estén bien empleados”.

¿Buscas oficinas? Aquí tienes la que necesitas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*