¿Cómo funciona el alquiler con opción a compra?

Hace tan solo unas semanas hablábamos de todos aquellos aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de tomar la siguiente decisión: alquilar o comprar una vivienda. Ahora bien, debemos saber que además de estas dos opciones existe otra más por la que cada vez más personas están interesadas, el alquiler con opción a compra.

En este nuevo artículo queremos explicaros algunas de las claves en torno a esta modalidad de acceso a una vivienda por la que inquilinos, propietarios y profesionales del sector inmobiliario apuestan cada vez más.

¿Por qué tiene importancia el alquiler con opción a compra?

El alquiler con opción a compra ha sido una modalidad de acceso a la vivienda muy residual en España, al menos hasta ahora. En los últimos meses se ha experimentado un notable interés por esta opción. La razón principal que ha despertado ese interés ha sido la estabilización de los precios en la vivienda tras años de caídas.

¿Qué es el alquiler con opción a compra?

El alquiler con opción a compra es un tipo de contrato doble o mixto formado por dos subcontratos. En uno de ellos figuran todas las condiciones correspondientes al alquiler de la vivienda y en el otro todos los aspectos relacionados con la opción de compra.

Este tipo de contrato permite a los inquilinos habitar una vivienda en régimen de arrendamiento durante el periodo de tiempo que se haya estipulado en el contrato (lo normal es que tenga una duración de entre dos y cinco años).

Una vez finalizado ese periodo de tiempo, el inquilino tiene derecho a adquirir en propiedad la vivienda por el precio que se haya acordado con el propietario en la firma del contrato. A ese precio se le descontarán, parcial o totalmente, las cuotas del alquiler que se hayan abonado hasta ese momento.

Aspectos a tener en cuenta en la firma del contrato

Antes de firmar el contrato debemos tener cuidado y debemos revisar que todas la condiciones del acuerdo estén bien especificadas.

Por ejemplo, respecto al arrendamiento de la vivienda es importante detallar el tiempo que el inquilino puede permanecer arrendado en la vivienda, el plazo durante el cual el inquilino puede ejercer su derecho de compra, la renta mensual de alquiler del inmueble y también quién se ocupará de los gastos de la comunidad o posibles reformas que sean necesarias llevar a cabo.

Por lo que respecta a la compraventa es necesario especificar la voluntad por parte del propietario de vender la vivienda, el precio final de la compraventa, el porcentaje a descontar (parcial o totalmente) de las cuotas del alquiler en el precio de venta y la prima o aval inicial que tiene que aportar el arrendatario y que el precio de la opción, aunque mucha gente piensa que se trata de una fianza o depósito. En el caso de que finalmente al arrendatario no ejerza su derecho de compra, ese dinero no lo recuperará.

Antes y durante la firma del contrato es importante contar con el asesoramiento de un abogado que nos asegure que todos los pasos a seguir se llevan a cabo de la manera adecuada.

Ventajas e inconvenientes del alquiler con opción a compra

El alquiler con opción a compra tiene beneficios tanto para el inquilino como para el casero o propietario. En el caso del inquilino destacamos que el dinero del alquiler no se considera una inversión perdida, sino una inversión a futuro. También, el alquiler con opción a compra le permitirá ganar tiempo para ahorrar y poder cumplir con las características que le permitan acceder a un crédito.

Por último, esta modalidad puede permitir a los inquilinos conocer la vivienda y saber si esta se adapta plenamente a sus necesidades antes de formalizar la compra.

Para el propietario también encontramos ventajas como por ejemplo: mantiene ocupada la vivienda y generando una rentabilidad, puede obtener beneficios fiscales y además es una manera de asegurarse el pago de las cuotas mensuales del alquiler ya que, en el caso de que el inquilino se retrase en los pagos, puede perder la opción de compra.

En definitiva, el alquiler con opción a compra parece una buena opción dada la coyuntura económica actual. Es una buena solución intermedia para aquellos jóvenes que quieren emanciparse y también para aquellos que, influenciados por la cultura patrimonialista vigente en España, aspiran a adquirir una vivienda en propiedad en el medio plazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*