Todo lo que necesitas saber sobre el crowdfunding

El cambio del ciclo económico y el avance de las nuevas tecnologías han permitido la creación de nuevas fuentes de financiación que permitan hacer realidad un proyecto. Entre ellas está el crowdfunding, que facilita el contacto entre inversores y empresas que necesitan financiación sin necesidad de intermediarios.

Conocido también como mecenazgo, el crowdfunding nació al calor de la crisis financiera de 2008 y, junto con los mercados alternativos organizados y los fondos de deuda, conforma las tres vías de financiación alternativa con más peso en la actualidad. Tal y como señala Alberto Segurado, Head of Debt Advisory de JLL, en la segunda entrega de 2018 de la serie La Opinión del Experto de JLL, la complicada situación de los bancos en el período 2008-2016 abrió una nueva oportunidad para otras fórmulas de financiación, lo que finalmente derivó en que lo que hoy conocemos como financiación alternativa se convirtiera en una tendencia del mercado a nivel global.

De acuerdo a Alberto Segurado, a diferencia de las otras dos fuentes de financiación, el crowdfunding destaca por el fuerte impulso recibido por parte de la economía colaborativa y las plataformas tecnológicas. Esta industria recaudó a nivel mundial en 2015 más de 34.000 millones de dólares siendo el 70% dedicado a lo que se conoce como crowdlending (préstamo) frente a las tipologías de inversión, recompensa y donación. En Europa, la recaudación total para el mismo año fue superior a los 6.000 millones de dólares, siendo las plataformas de Reino Unido líderes con un 80% del total.

Sin duda, es una forma de financiación que está ganando terreno y, aunque por ahora su impacto no ha sido notable en el sector inmobiliario, sí que ha tenido éxito (¡y mucho!) en otros sectores. ¿Cuáles son las plataformas mejor están funcionando? Te dejamos nuestra selección.

Kickstarter: el sinónimo del crowdfunding

Kickstarter es la plataforma de crowdfunding por antonomasia. Nacida en 2009 en Estados Unidos, fue recibida entusiasmo por medios de comunicación (la revista Time la incluyó en su listado de mejores innovaciones de 2010) y público (en el mismo año 2010 ya contaba con más de 3900 proyectos que habían llegado a su objetivo de inversión y superaba los 27 millones de dólares recaudados). Apoya principalmente a proyectos creativos relacionados con la música, los libros el periodismo o los videojuegos y sus nueve años de vida ha dado más de una lección sobre cómo conseguir financiación de forma original e innovadora. En 2014, el músico Neil Young, descontento con la oferta que había en el mercado, recaudó más de un millón de dólares en un día para lanzar su propia marca de reproductor de música de alta calidad, Pono. Por su parte, la marca de accesorios de cámara niche Peak Design nació a través de una recaudación de Kickstarter y desde entonces utiliza esta web no solo para vender sino como un medio de comunicación con sus clientes a la par que redes sociales como Facebook o Instagram.

Indiegogo: accesible para particulares

La segunda plataforma más utilizada a nivel mundial para recaudar dinero. Aunque comparte país de origen con Kickstarter, ambas son bastante diferentes ya que Indiegogo incorpora la opción de Flexible Funding (los proyectos inscritos reciben el dinero recaudado pese a no haber alcanzado su meta). Además, no solo apoya ideas creativas, sino también causas sociales o negocios de emprendedores y permite que los particulares también soliciten dinero. Uno de sus casos de éxito más sonados fue la recaudación de cerca de un millón de dólares para abrir un museo dedicado a Nikola Tesla en Nueva York, en la que también participó el fundador de la marca que lleva el nombre del inventor serbio, Elon Musk.

KIva: ideal para proyectos sociales

Si quieres invertir en proyectos sociales, Kiva es tu plataforma. Según su web, nació para promover el acceso a capital para emprendedores que luchan por erradicar la pobreza. Y parece que, por ahora, la idea ha convenido al público: a día de hoy más de 2 millones de personas han recaudado cerca de 1000 millones de dólares. Su funcionamiento es sencillo: cualquier persona puede prestar dinero (a partir de 25 dólares) de manera segura a emprendedores que han presentado un plan de negocios aprobado por dicha organización. Todo el proceso tarda apenas 10 minutos y puede repetirse en el tiempo. Una vez que el solicitante haya devuelto el crédito (sin intereses), el prestamista lo puede recuperar o volver a ponerlo en circulación.

Crowdcube: made in Europe con sabor mediterráneo

Pese a que el crowdfunding está cada vez más a la orden del día, el Viejo Continente sigue estando lejos de alcanzar el ratio de adopción de Estados Unidos. Aun así, destaca el buen desempeño de las plataformas nórdicas y las inglesas. Una de ellas es Crowcube, que opera en la modalidad de crowdinvestment. Esto implica que los inversores que apuestan por alguna oportunidad reciben acciones o participaciones en ella a cambio de su dinero. En los últimos años la plataforma ha reportado un crecimiento muy significativo: sus beneficios aumentaron un 48% en 2016 y ha abierto una oficina en España, además de tener planes de expandirse a París y Ámsterdam.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*