Destino España: la inversión hotelera ha llegado para quedarse

El turismo sigue su ascenso imparable en España. En 2017, el número de visitantes internacionales se incrementó por quinto año consecutivo, llegando a los 82 millones de personas. Nuestro país fue el segundo más visitado del mundo después de Francia y antes que Estados Unidos, que ocupo la tercera posición. El gasto turístico también batió un nuevo récord en 2017: aumentó un 12,4% frente a 2016. Todos esos datos hacen que la inversión hotelera en España siga creciendo.

A la par que el número de turistas, ha crecido también el interés de los inversores por el mercado hotelero, que ofrece un número creciente de oportunidades, especialmente en el ámbito de los complejos turísticos, que seguirán impulsando su desarrollo en 2018. Así, a lo largo de 2017, la inversión en el mercado hotelero del país superó los 3.800 millones de euros, impulsada por las operaciones tanto de activos individuales como de carteras inmobiliarias. Tanto el precio medio por habitación como el índice de ocupación del país se situaron muy por encima de sus medias a largo plazo y se espera que el crecimiento continúe en 2018.

No obstante, el incremento del número de turistas también ha provocado que las ciudades empiecen a implantar medidas para frenar la llegada masiva de turistas. En los últimos meses, Barcelona ha aprobado una ley para limitar el número de camas turísticas ofertadas y ha impuesto una moratoria a la construcción de nuevos hoteles debido a que el número de visitantes superaba ampliamente al de residentes. Es más que probable que este tipo de restricciones impulsen todavía más el mercado a medida que la demanda empiece a empujar los precios al alza.

¿Quiénes son los compradores?

“Hemos detectado un creciente interés tanto por parte de los inversores nacionales como de los internacionales”, afirma Carlos Ortega Miranda, Vicepresidente Senior de JLL Hotels & Hospitality Group para España y Portugal. Los datos lo confirman: según el Informe Hotel Investment Outlook 2018 de JLL, la mejora de la economía española, el dinamismo del sector hotelero y las atractivas rentabilidades que éste ofrece constituyen el aliciente perfecto para apostar por España y su oferta hotelera.

En 2017, la inversión internacional representó la mitad del volumen de operaciones hoteleras de España. El 50% provenía de compañías europeas mientras que el 40% correspondía a compañías americanas. La Comunidad de Madrid se alzó con el primer puesto en cuanto a destino nacional más atractivo para invertir.

Según Carlos Ortega, los inversores internacionales de gran envergadura, como Fonciere des Regions, Area y Batipar, han ido desempeñando un papel cada vez más destacado. “Estos inversores tienden a mantener sus inversiones durante un periodo de tiempo más prolongado, lo que proporciona estabilidad al mercado”.

¿Cómo será el mercado hotelero en el futuro?

A medida que el mercado se vaya consolidando, el universo hotelero español ganará en tamaño y diversidad, con la entrada de nuevos conceptos y nuevas marcas, algunas internacionales, hasta ahora inexistentes, en opinión de Carlos Ortega. Sirva de ejemplo la situación que está viviendo la capital española. En los próximos dos años su capacidad para acoger a turistas se verá incrementada en 3.000 habitaciones. Un total de 20 establecimientos abrirán sus puertas ávidos de recibir a huéspedes de todo el mundo y la mitad de ellos serán de lujo. Esta tendencia convivirá con patrones que ya veníamos observando en los últimos años: los turistas que llegan a Madrid atraídos por la excelente oferta gastronómica, la amplia oferta cultural o la buena climatología. Sin duda, todo ello consolidará la posición de Madrid y España, en general, como lugares con potencial y recorrido atractivo para invertir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*