¿Corres la Maratón de Madrid? Así es el hotel ideal de los “runners”

Este próximo domingo, 22 de abril, se celebra en Madrid la EDP Rock’n’Roll Madrid Marathon & ½ Marathon en la que más de 35.000 participantes se enfrentarán a alguna de las tres distancias ofertadas: maratón, media maratón y 10 km. Con más de 10.000 participantes extranjeros, además de los numerosos corredores llegados desde otros puntos del país, la prueba se enmarca en la tendencia del turismo de maratón, que está ganando cada vez más peso en nuestro país.

La EDP Rock’n’Roll Madrid Marathon & ½ Maratón se ha convertido en una de las pruebas nacionales con mayor proyección internacional por ser parte del circuito mundial Rock’n’Roll Series, además de ofrecer un recorrido emblemático (el Palacio de Cibeles, la Catedral de la Almudena, la Plaza Mayor, etc.)  así como buenas condiciones climatológicas para correr. Por eso, no es de sorprender que casi una tercera parte de los participantes son foráneos (este año participarán exactamente 10.970 según datos de la organización), a los que habría que sumar los cientos de atletas procedentes de otras Comunidades Autónomas españolas.

Sin duda, el alto número de corredores que se desplazan para la prueba representa un impacto turístico muy positivo para la capital y la Comunidad de Madrid en general. Los organizadores estiman que la prueba aportará 37 millones de euros de ganancias, 30 de ellos procedentes de los corredores foráneos y sus acompañantes. Así, la maratón sigue la estela de otras pruebas españolas con efecto positivo para las cajas locales como la Maratón de Valencia  (en 2017 acogió a más de 45.000 personas que superaron los 13 millones de euros de gasto) o la Behobia – San Sebastián (la Universidad de Deusto estimó que en 2013 el impacto económico de la prueba fue de casi 15 millones de euros).

Tal y como afirma Carlos Ortega Miranda, Vicepresidente Senior en JLL Hotels & Hospitality Group para España y Portugal, “las pruebas de este tipo trascienden lo estrictamente deportivo para convertirse en un nuevo fenómeno turístico a nivel de cultura, gastronomía u ocio. Su proyección actual y de cara al futuro es muy positiva: aunque hasta ahora han tenido una mayor popularidad en Estados Unidos (con pruebas míticas como la de Nueva York, Chicago o Boston) que en Europa, poco a poco esta situación se reajustará, lo que afectará positivamente al número de corredores y a los ingresos económicos que registra Europa y España en concreto”.

Una partida importante de los gastos de una maratón está dedicada al alojamiento de los corredores y su círculo de acompañantes. ¿Cuáles son los factores que los hoteles tienen que tener en cuenta para atraer a corredores? Carlos Ortega nos ofrece una selección de los cuatro más importantes.

Explotar la ubicación

Tradicionalmente los hoteles alrededor del punto de salida para la maratón acogen al mayor número de corredores. Al desarrollarse en el centro de la ciudad, los maratones ofrecen, además, la excusa perfecta para combinar el ocio con el deporte y elegir un hotel céntrico. Así, el simple viaje a la maratón se convierte en un agradable city break, que requiere reservar una media de 2 noches de hotel y que permite al corredor y a su familia disfrutar de la ciudad y de su ambiente.

Si, por el contario, el establecimiento está más alejado, puede optar por ofrecer algún servicio de transporte o una alguna lanzadera, que, por un precio reducido, acerque a los participantes al lugar de salida.

Late check out y early breakfast

Teniendo en cuenta que el pistoletazo de salida de la maratón suele ser a las 9h y que el grueso de participantes tarda entre 4 y 5 horas en recorrer los 42km, se valora muy positivamente la opción de hacer un check out más allá de las 12 de la mañana. Así, los corredores disponen de tiempo para hacer una pequeña pausa y preparar el viaje a casa.

Paralelamente, es positivo adelantar la hora habitual del desayuno el día del evento para evitar prisas de última hora y dejar a los participantes suficiente tiempo para llegar al punto de salida.

Menú acorde a las necesidades de los atletas

Todos sabemos que los días previos a la carrera hay que consumir una carga elevada de hidratos de carbono. Un establecimiento que busca atraer a corredores puede explotar ese “requerimiento” organizando una “comida para el atleta” (conocida como pasta party) para que los huéspedes no solo se alojen, sino que también degusten su oferta gastronómica. Lo mismo ocurre con la oferta del desayuno que ofrece una excelente oportunidad para que los establecimientos destaquen por encima de la competencia. ¿La clave? Alejarse de las opciones tradicionales de buffet para mimar a los atletas con una oferta de desayunos ricos, saludables y nutritivos.

Los detalles hacen la experiencia

Incluir servicios como la entrega del dorsal directamente en la habitación del hotel, contar con un servicio de spa y masajista después de la carrera o regalar algún obsequio con la imagen de la maratón, marcarán la diferencia para cualquier hotel se convierta en un establecimiento runners friendly.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*