El sector retail pisa el acelerador de la transformación

El sector retail está mudando de piel. Tradicionalmente enfocado a temas más comerciales como el stock o el cierre de la venta, ha visto cómo cambia su ADN a raíz de los cambios significativos en el perfil de consumidor, el acceso a las redes sociales y la transformación digital en general.

Hacemos un repaso de las tendencias que lo han marcado y lo seguirán haciendo en el futuro según el último informe de Retail: Definiendo el futuro de un sector en transformación de JLL en España.

E-commerce: el rey del sooner, faster, now

El e-commerce se lleva la palma como el mayor generador de cambios en el sector. En los últimos años hemos asistido a un auténtico boom de las ventas online, que ha dejado su impronta desde las grandes cadenas hasta los pequeños comercios.  Y esto solo es el comienzo: su facturación en el mercado español aumentará a un ritmo del 9,1% de media anual hasta 2022, cuando se prevé que alcance un volumen de unos 22.500M€. Ocurre lo mismo en el caso del número de personas que compran online: en 2018 su porcentaje será del 53,4% y se espera que alcance el 65,9% en 2022.

El e-commerce ha supuesto un antes y un después para el comercio, facilitando su expansión y reduciendo de entrega al mínimo. Además, las tiendas físicas han visto diversificadas sus funciones: antaño enfocadas solamente al proceso de venta, han empezado a ofrecer servicios de valor añadido para atraer a los clientes. Entre ellos, el de servir como hub logístico para la distribución de compras online o ser escaparate para lo mejor de la oferta comercial de la marca. Asimismo, muchas se han replanteando su estrategia de localización, apostando por ubicaciones céntricas y espacios amplios.  Tal y como señala Sergio Fernandes, Head de Retail Business de JLL, la proximidad con el cliente genera más oportunidades de venta, permite testear nuevos servicios y mejora la experiencia de compra.

La hora de la realidad aumentada

¿Cómo diversificar la experiencia de compra? Tiendas pop-up, experiencias de compra singulares, o contar con la presencia de personajes famosos son solo algunos de los ganchos que utilizan las marcas para atraer al consumidor.

Una vía que está ganando cada vez más popularidad es la de incorporar tecnologías como la realidad aumentada en las tiendas. Cabe recordar la acción del gigante textil Topshop que, para promocionar su flagship en Oxford Street instaló un tobogán gigante, que los clientes podían utilizar en vez de bajar las escaleras de la tienda y que, gracias a unas gafas virtuales, creaba la impresión de estar un parque acuático

Y tú, ¿practicas webrooming?

El webrooming, también conocido como showrooming inverso, está aumentando su popularidad. Parece que esta práctica, que consiste en investigar sobre el artículo online, para finalizar la compra en la tienda física, encaja muy bien con el perfil del consumidor moderno. Y es que el 60% de los clientes que analizan una posible compra en la red se dirigen a realizarla a una tienda física, según Nielsen. La omnipresencia de Internet, así como las múltiples facilidades con las que cuenta el consumidor antes, durante y después de la compra permiten la existencia de ese modelo mixto digital-físico.

Es también la forma de compra preferida de aquellos consumidores que apuestan por ver, tocar y sentir como suyo los artículos que van a comprar. En este caso, webrooming y showrooming se unen para crear una experiencia de compra íntegra, a caballo entre lo tradicional y lo moderno y adaptada a los gustos del consumidor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*