¿Está la inversión inmobiliaria a punto de transformarse? España cree que sí

Todos los sectores están experimentando transformaciones tecnológicas en mayor o menor medida, pero el inmobiliario se está adaptando más despacio que otros. Espero que estemos empezando a ponernos al día. De lo contrario, esa transformación podría conducirnos fácilmente a la destrucción, como ya ha sucedido con numerosos negocios.

Los cambios tecnológicos en el sector inmobiliario

El pasado 29 de marzo participé como ponente en un evento celebrado en Madrid para celebrar los 30 años de JLL en España. Ante una audiencia de 400 líderes del sector, expresé mi opinión sobre cómo el sector inmobiliario debería «subirse a la ola de la transformación»: no solo avanzar en el plano tecnológico, sino adaptarse realmente a él.

Nuestro problema es que tenemos un modelo de negocio que ha funcionado bien durante años. Las ubicaciones prime, la duración de los contratos de alquiler y los inquilinos, entre otros aspectos, se han mantenido invariables durante décadas, por lo que el sector ha pasado a ser pasivo.

Sólo un ejemplo. Durante los últimos diez años, más del 70% de la inversión inmobiliaria se ha centrado de manera constante en los países del G7 y  principalmente en sólo 10 ciudades. Sin embargo, en ese periodo, la contribución al PIB mundial por parte de estos países cayó del 45% al 32%. Nuestro error es seguir invirtiendo en esos mismos países. Seguir haciendo las mismas cosas.

Así que… ¿por qué cambiar?

Bueno, la tecnología está cambiando las cosas. No lo que hacemos, sino la manera en que lo hacemos. Sigo utilizando servicios bancarios, cogiendo taxis, hablando con mis hijos… Sin embargo, ahora hago todo eso mediante el uso de aplicaciones. Por tanto, dentro de cinco años, ¿cómo invertirán las empresas en el sector inmobiliario? ¿De manera distinta? ¡Pues claro!

Y, a pesar de todos los cambios que se están produciendo a nuestro alrededor, nos aferramos a la esperanza de que nuestro modelo no cambie en el futuro. Pero ya lo está haciendo. De hecho, todos nuestros criterios habituales están cambiando para lograr el máximo nivel de transformación. He aquí dos de los mayores cambios estructurales:

  • Los edificios son cada vez más «inteligentes»: generan tantos datos sobre su uso que nos permiten predecir el futuro. ¿Estamos haciendo uso de esto?
  • Y los inquilinos cada vez son más complejos. Sus negocios están cambiando, por lo que necesitan activos inmobiliarios no tradicionales.

Y hay empresas ajenas al sector, como Blockchain, WeWork y Airbnb,  que ya ofrecen soluciones a los nuevos retos que se plantean. Puede que no nos guste, pero el futuro pasa por ofrecer alquileres por menos tiempo y más flexibles.

De hecho, en JLL creemos que, en los próximos 10 años, el 30% de las oficinas se alquilará por horas. ¿Puede convertirse esta tendencia en algo establecido? Y, si bien hoy día esta tendencia podría estar limitada a empresas de menor envergadura, son éstas las que se convertirán en las grandes empresas del futuro.

Así que necesitamos una revolución sin precedentes. Un cambio en nuestra forma de pensar. No podemos permanecer impasibles y cruzar los dedos para que las cosas no cambien demasiado. De hecho, tenemos que hacer algo. Tenemos que movernos.

Algunos apuntes sobre España

En el evento del aniversario de JLL también intervino Alberto Esguevillas, director de desarrollo del operador internacional de centros comerciales Westfield. Explicó cómo su empresa se mantiene activa gracias a la identificación de nuevos flujos de ingresos mediante oportunidades publicitarias en tiempo real. ¡Y mediante la contratación de 120 personas para su oficina tecnológica en San Francisco! No pensarás que todos los trabajadores de Westfield se dedican al retail, ¿verdad? Todo gira en torno a nuevas competencias e ideas.

Nuestros clientes españoles parecían haberlo comprendido después de comentarlo con ellos. Entendieron que cuanto antes adquieran la mentalidad del negocio de hospitality, antes satisfarán la demanda de alquiler, en constante crecimiento. Estar activo se basa en vincular el valor (las rentas) con las necesidades de los clientes y en gestionar edificios, no sólo tenerlos en propiedad.

La parte positiva de estar en Madrid es que nuestros clientes han visto la transformación y la incertidumbre que viene. Ahora están preparados para pensar diferente y salir adelante, crecer de otra manera y generar un futuro sostenible en el mundo moderno, en lugar de continuar con las líneas de trabajo tradicionales. Resulta alentador, pero no será fácil.

Puede que no tengamos todas las respuestas, pero daremos con los socios y las nuevas aptitudes que necesitamos para encontrarlas.

Nosotros nos estamos preparando.

¿Y tú?

Visita la página web https://capitalmarkets.jll.com/report/workspace-reworked/ para consultar nuestro punto de vista sobre cómo es posible subirse a la ola de la transformación impulsada por la tecnología.

View this post in English

Sobre el autor

Guy is Chief Executive of the EMEA business at JLL, with over 12,000 employees. JLL provide property expertise on all aspects of commercial and residential property. Guy joined JLL in 2008. Before being appointed as UK CEO in January 2013, Guy built his reputation over 25 years in Retail, advising on the effects of online spending growth on portfolio optimisation. Guy sits on the Policy Committee of the British Property Federation, and is an established commentator on the global Real Estate sector. Amateur triathlete in spare time, now helping improve built environment to make our workplaces and cities happier.

Compartir este blog

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*