3 ciudades atractivas para invertir en 2018

Las ciudades pueden clasificarse de muchas maneras. No es lo mismo una ciudad que elegiríamos para vivir, que aquella que pensemos sea perfecta como centro de negocios o a la que nos gustaría ir de compras o de turismo.

Así, existe esa categoría de ‘Grandes Ciudades del Mundo’ como pueden ser Londres, Nueva York o Tokio, donde empresas, compradores, paseantes y residentes se dan la mano y conviven a un ritmo frenético que tiene su reflejo en el mercado inmobiliario. El precio de la vivienda en estas ciudades es, como no podía ser de otra manera, altísimo, del mismo modo que las mejores y más grandes compañías tienen allí sus sedes y las mejores firmas de moda están presentes en sus calles comerciales. Son el ‘centro del mundo’ y el mercado inmobiliario refleja su poder.

Sin embargo, existen otras categorías de ciudades, en función de otros atractivos, que están configurando un nuevo orden inmobiliario. Ciudades apenas un escalón por debajo de las grandes, que en los últimos años están atrayendo al inversor inmobiliario internacional –como Madrid o Ámsterdam–; ciudades que destacan por ser las más innovadoras –como Berlín o Estocolmo–, o urbes con categoría de ‘influencers’ –Viena o Kyoto– y las llamadas ‘lifestyle cities’ –como Hamburgo, Vancouver o Copenhague.

Ciudad con más proyección: Hamburgo

Hamburgo se engloba dentro de lo que podríamos denominar como ‘lifestyle cities’, es decir, ciudades que poseen una alta calidad de vida y un atractivo que se ha convertido en su imagen de marca más potente.

Hamburgo destaca por el compromiso de sus administraciones públicas a nivel de urbanismo, que invierte en un diseño de sus calles y sus servicios que favorezcan la integración social y el disfrute por parte de los ciudadanos. Es una urbe dinámica, que la hace especialmente atractiva para los sectores de la tecnología, así como para el mundo del diseño y la arquitectura.

Destaca especialmente su mercado de oficinas, muy potente a nivel europeo y en cifras de inversión. De hecho, a cierre del tercer trimestre del año la inversión inmobiliaria terciaria en la urbe atravesada por el Elba superaba los 2.400 millones de euros, de los cuales el 53% correspondía a oficinas.

Pero es también un destino turístico –en 2016 superó los 13 millones de pernoctaciones en la ciudad que la situaron como la tercera ciudad más visitada de Alemania– y de compras. De hecho, desde el punto de vista Retail cabe destacar que la renta media prime se situaba en unos 280 €/m2/mes para un local de 100 m2 a mediados de año, lo cual supone un incremento suave desde hace unos años acá, pues en 2012 esta renta se situaba en 250 €/m2/mes. Pasear por su infinidad de galerías comerciales que empezaron a construirse en los años setenta del pasado siglo, y donde es posible comer o comprar todo tipo de productos a la vez que en época invernal uno se resguarda del frío y la lluvia, es sin duda un auténtico placer.

Ciudad internacional favorita: Viena

Elegir Viena como ciudad es sencillo tanto desde el punto de vista personal como profesional. Sus calles, edificios y ambiente la convierten en una ciudad única, especial, cargada por un lado de historia que cuenta su pasado, y por otro de avances tecnológicos y modernidad que hablan de su futuro. Para mí es una de las ciudades del mundo que más impacto me han causado cuando la he visitado. Rezuma armonía, elegancia, seguridad, limpieza, entretenimiento y sobre todo historia y cultura.

La urbe situada a orillas del Danubio puede englobarse dentro de un grupo de ciudades consideradas como ‘influencers’, que alojan sedes de organismos gubernamentales, instituciones internacionales y empresas relacionadas con el mundo diplomático, sector legal y medios de comunicación. Una influencia que han heredado de su trayectoria histórica y contexto geopolítico, como sus compañeras de grupo Bruselas o Frankfurt.

Viena, como parte de este grupo, aloja un mercado inmobiliario estable, con uno de los sectores de oficinas menos volátil de Europa lo que a su vez supone un motivo de interés por parte de los inversores inmobiliarios de carácter más institucional, que buscan una inversión de menor riesgo, aunque implique menor rentabilidad.

Desde la visión retail, Viena resulta una ciudad de gran atractivo para las enseñas comerciales, que ven en sus calles en un destino clave dentro de Europa para tener presencia. De hecho, Viena se sitúa entre las 50 ciudades del mundo favoritas por las marcas para instalarse – según el último informe ‘Destination Retail’ elaborado por JLL–, en especial por las marcas de lujo, conscientes de ese encanto y ‘glamour’ único de la ciudad, en cuyo ambiente aún puede respirarse el espíritu de la ópera y la nobleza clásica.

Ciudad nacional favorita: Madrid

Escoger Madrid puede parecer una elección obvia, pero es mucho más que la capital de España, es un eje vertebrador de la economía española, centro de la recuperación macroeconómica experimentada en nuestro país, solvente de cara al futuro y con un mercado inmobiliario en crecimiento que tienen en el punto de mira inversores de todo el mundo.

No debemos olvidar que la capital aún presenta precios por debajo de otras ciudades europeas, tanto en residencial como en activos terciarios como oficinas o retail, por lo que los inversores aún pueden encontrar oportunidades interesantes y con buenas rentabilidades para su capital.

En cuanto a oficinas, me gustaría destacar la zona de Azca, que ha sabido revitalizarse en el último año para volver a erigirse como el verdadero centro de negocios de la capital, tras la rehabilitación de varios de sus edificios emblemáticos como, por ejemplo, Torre Europa y otras torres de oficinas de la zona. Un cambio que ha permitido que estos inmuebles adapten sus oficinas al siglo XXI, tanto desde el punto de vista de innovación tecnológica como desde Workplace Strategy, aspectos fundamentales hoy en día para la atracción y retención del talento, y que a su vez han permitido un incremento de rentas en la zona, que actualmente se sitúan en 30,75 €/m2/mes a cierre del tercer trimestre en el llamado CBD.

Respecto a su parte comercial, una de las grandes ventajas de Madrid es su carácter ecléctico, con zonas diversas que permiten irse de compras a consumidores de todos los gustos, edades y preferencias. Desde una calle Fuencarral que ha sabido revitalizarse fusionando las firmas más alternativas con grandes enseñas comerciales; a las emblemáticas Gran Vía y Preciados, hogar de las marcas más populares y centro de compras de la capital, a la zona que puede ser mi favorita como es el eje Serrano-Goya, que tiene la combinación perfecta de marcas de diferentes tipologías, y cuyo diseño de aceras, edificios enmarcando la calle y ambiente convierten a estos ejes en un verdadero destino de compras y ocio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*