Smart Cities: el futuro es ahora

Confirmado: las Smart Cities ya no son cosa del pasado. En 2050, el 70% de la población en el mundo vivirá en entornos urbanos. En paralelo, el concepto de ciudad se va imponiendo sobre el de país como polo de atracción del talento y dinamizador del ecosistema emprendedor, además de impactar directamente en las oportunidades de negocio y la calidad de vida de sus habitantes.

Esta rápida urbanización está trayendo consigo nuevos retos en cuanto a suministro eléctrico, infraestructuras, transporte o sanidad, que requieren una fuerte inversión en nuevas tecnologías y soluciones inteligentes para manejar el creciente número de habitantes. Son algunas de las conclusiones del Chairman de ULI en Madrid, Alfonso Benavides, recogidas en la primera entrega de 2018 de la serie La Opinión del Experto de JLL , en la que el experto ha reflexionado sobre el urbanismo del futuro y la creciente relevancia del papel de las ciudades.

 

El auge de Internet, el desarrollo tecnológico y los dispositivos móviles hace que en la actualidad las ciudades cuenten con un número mayor de infraestructuras de comunicación que permiten recoger multitud de datos en tiempo real de sus habitantes, que se pueden usar para beneficiar el desarrollo urbano. ¿Pero cómo se está aprovechando esta información en la práctica? Te damos tres ejemplos de ciudades muy diferentes entre sí, que han sabido convertir esta información en poder, mejorando la calidad de vida de los ciudadanos a la que par que la sostenibilidad de sus infraestructuras.

El modelo colaborativo: Helsinki

Está previsto que la capital finlandesa pase de 626.000 a 2 millones de personas en 2050, lo que ha obligado al Gobierno de Finlandia a abrazar iniciativas inteligentes a pasos agigantados. Algunos de los proyectos sobre los que se está trabajando incluyen la creación de un sistema automatizado de colección de basuras, que reducirá la circulación de camiones que las recogen en un 80%-90%. De la misma manera, se han emprendido iniciativas para reducir el despilfarro de comida, instalando sensores en el interior de las neveras de restaurantes y particulares. Además, están proliferando las aplicaciones como ResQ que permite adquirir las comidas que los restaurantes no han vendido en el día o Froodly, que ofrece listados con productos a punto de caducar.

La punta de lanza asiática: Singapur

Sin duda, la presencia de más de 5 millones de personas en una isla de apenas 719 kilómetros es un reto para autoridades y ciudadanos. El rápido crecimiento de la población, resultado de su liderazgo mundial como hub tecnológico, está obligando a las autoridades a buscar soluciones flexibles. Una de las áreas que ha recibido mayor atención ha sido la del transporte público. Con más de 4.000.000 de desplazamientos diarios, se ha establecido un ambicioso programa para su modernización, que prevé la disponibilidad de mapas interactivos, conexión WiFi y hasta libros electrónicos en las paradas de autobús. Todo ello, reforzado por la instalación de sensores de tráfico y semáforos inteligentes, un sistema de smart parking, etc., que buscan lograr una mejora significativa en la velocidad de los desplazamientos en la ciudad.

El ejemplo local: Barcelona

Recientemente incluida en la categoría de ciudades influencers por el informe World Cities: Mapping the Pathways to Success, publicado por JLL y la consultora The Business of Cities, que analiza las urbes mundiales en función de sus similitudes, la Ciudad Condal es otro de los ejemplos que nos vienen a la mente cuando hablamos de smart cities. Equipada con una extensa red de fibra óptica y WiFi pública gratuita, así como diferentes tecnologías punteras para monitorizar la cantidad de tráfico, la calidad del aire o el ruido, la ciudad se ha convertido desde hace varios años en ejemplo cuanto al uso del Internet de las Cosas (IoT). Tanto que, desde 2011, es la anfitriona del Smart City Expo World Congress, una reunión internacional de ciudades inteligentes, que reúne a los mayores expertos mundiales en materia de innovación urbana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*